La aventura de ser docente

la-aventura-de-ser-docenteLa formación es la base de las sociedades libres y democráticas. El conocimiento es un valor fundamental que es necesario compartir. Un referente para mi siempre ha sido Paulo Freire. La educación hace libres a las personas, despierta su deseo de saber, el interés por conocer el mundo que les rodea, la curiosidad… Aporta la capacidad de ver el mundo y la realidad con otras miradas. La educación no es adoctrinamiento porque respeta la diversidad. Sigo siendo afortunada porque en mi quedo sembrada la semilla del interés, de la necesidad de investigar, de saber… y necesito compartirlo. La transformación es posible cuando la sociedad piensa y analiza críticamente lo que le rodea y esto sólo es posible a través de la formación. Paulo Freire es un referente para mí y sus máximas una biblia que resume sus ideas sobre la educación y el papel de los docentes:

Es necesario desarrollar una pedagogía de la pregunta. Siempre estamos escuchando una pedagogía de la respuesta. Los profesores contestan a preguntas que los alumnos no han hecho.

– La alfabetización va más allá del ba, be, bi, bo, bu. Porque implica una comprensión crítica de la realidad social, política y económica en la que está el alfabetizado.

– Enseñar exige respeto a los saberes de los educandos.

– Enseñar exige la corporización de las palabras por el ejemplo.

– Enseñar exige respeto a la autonomía del ser del educando.

– Enseñar exige seguridad, capacidad profesional y generosidad.

– Enseñar exige saber escuchar.

– Nadie es, si se prohíbe que otros sean.

– La Pedagogía del oprimido, deja de ser del oprimido y pasa a ser la pedagogía de los hombres en proceso de permanente liberación.

– No hay palabra verdadera que no sea unión inquebrantable entre acción y reflexión.

– Decir la palabra verdadera es transformar al mundo.

– Decir que los hombres son personas y como personas son libres y no hacer nada para lograr concretamente que esta afirmación sea objetiva, es una farsa.

– El hombre es hombre, y el mundo es mundo. En la medida en que ambos se encuentran en una relación permanente, el hombre transformando al mundo sufre los efectos de su propia transformación.

– El estudio no se mide por el número de páginas leídas en una noche, ni por la cantidad de libros leídos en un semestre. Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas

-Solo educadores autoritarios niegan la solidaridad entre el acto de educar y el acto de ser educados por los educandos.

– Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre

– La cultura no es atributo exclusivo de la burguesía. Los llamados «ignorantes» son hombres y mujeres cultos a los que se les ha negado el derecho de expresarse y por ello son sometidos a vivir en una «cultura del silencio».

-Alfabetizarse no es aprender a repetir palabras, sino a decir su palabra.

– Defendemos el proceso revolucionario como una acción cultural dialogada conjuntamente con el acceso al poder en el esfuerzo serio y profundo de concienciación.

– La ciencia y la tecnología, en la sociedad revolucionaria, deben estar al servicio de la liberación permanente de la humanización de las personas.

– La educación no cambia el mundo, cambia a las personas que van a cambiar el mundo.

Cuestión de Educación

Advertisements

Qué red social utilizas para formarte?

Como afrontar la recesión desde la sostenibilidad

RSCEn época de recesión económica las organizaciones han de seguir funcionando desde la mejora constante de la calidad y mirando hacia dentro, desde el cuidado del cliente interno fomentando la participación e implicación de trabajadores y trabajadoras. A pesar de que en estos períodos se reduce el absentismo laboral, por temor a perder el puesto de trabajo, esto no quiere decir que la productividad mejore ni tampoco que la plantilla esté más motivada. Es importante minimizar la incertidumbre de las personas ante su futuro y fomentar mensajes positivos. La organización sostenible no mira el corto plazo y busca encontrar fórmulas tendentes a abaratar costes sin recurrir a los despidos.

La Responsabilidad Social tiene que empezar por la gestión del personal. Un proverbio chino dice lo siguiente: “Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo da tres vueltas por tu propia casa”. La tasa de absentismo laboral en España es superior en dos puntos a la media europea que se sitúa en el 4,6%. Lo que está claro es que con plantillas desmotivadas pocos avances se pueden hacer y es necesario que la gestión de personas se plantee acciones que tiendan a implicarlas en los objetivos de la organización. La formación es un elemento importante para motivar y desarrollar nuevas competencias siempre que se planifique y responda a las necesidades organizacionales. Una correcta planificación, establecer horarios racionales e incluso implantar sistemas de teletrabajo, puede suponer ahorro en la factura energética o de alquiler de inmuebles para oficinas. La adopción de medidas de conciliación de la vida personal y laboral no tiene por qué conllevar grandes costes y tiene una tasa de retorno a corto plazo traducida en motivación y mejora del clima laboral. Esto será así si estas medidas se destinan a toda la plantilla sin distinciones, ya que si se dirigen sólo a la mujer estaremos reproduciendo los roles del pasado e impediremos el correcto desarrollo de la igualdad de oportunidades.

Las crisis económicas pasan y las organizaciones que sobrevivan serán las que hayan puesto en marcha sistemas de gestión sostenibles aplicados a los recursos humanos, al entorno social y al medioambiente e incorporen valores a su gestión que las haga diferentes y con valor añadido respecto al resto.

Autora: M. Patricia Aragón